Search
Wednesday 23 August 2017
  • :
  • :

James Dean: a 60 años de su trágica ruta final

 

Hace unas semanas se cumplieron exactamente 60 años de la muerte violenta de James Dean un joven actor de la década de los cincuenta. Solamente protagonizó tres grandes películas, pero su muerte en plena juventud perpetuó su fama como una de las máximas figuras de la cultura popular de todos los tiempos. En la foto lo vemos junto a su Porsche 550 Spyder, en la que fue su última parada.

Hace unas semanas se cumplieron exactamente 60 años de la muerte violenta de James Dean un joven actor de la década de los cincuenta. Solamente protagonizó tres grandes películas, pero su muerte en plena juventud perpetuó su fama como una de las máximas figuras de la cultura popular de todos los tiempos. En la foto lo vemos junto a su Porsche 550 Spyder, en la que fue su última parada. Minutos después moriría en un accidente.

 

James Dean protagonizó solamente tres películas. Su estatus como estrella no llegó a dos años. Sin embargo, 60 años más tarde, el joven hillbilly de Indiana que conquistó a Hollywood perdura como uno de los máximos íconos no sólo del cine, sino de toda la cultura popular.

Al igual que otras inmensas leyendas como Marilyn Monroe, Jimi Hendrix, Kurt Cobain, Heath Ledger, Amy Winehouse y Jim Morrison, que brillaron muy intensamente, pero por muy poco tiempo, lo que inmortalizó a James Dean fue una muerte trágica en plena juventud. El actor tenía tan solo 24 años cuando pereció en un accidente automovilístico en California, el 30 de septiembre de 1955. En estos días se cumplieron exactamente 60 años.

Entusiasta de los autos

Desde su adolescencia, Dean mostró interés por los autos y las motocicletas y, de hecho, participaba como piloto en carreras para aficionados. Así que al obtener su primer rol protagónico en East of Eden (filmada en 1954 y estrenada en el 55), de inmediato, compró su primer auto deportivo, un MG TD. Poco después, adquirió un Porsche 356 Speedster y luego, una conservadora station wagon Ford Country Squire con paneles laterales de madera con la que remolcaría sus autos a las pistas (que aparece con todo y carretón vacío detrás de su Porsche en la foto principal).

En 1955, durante la filmación de su película emblemática, Rebel Without a Cause (Rebelde sin causa), Dean se compró otro Porsche, un 550 Spyder, uno de tan sólo 90 producidos por la automotriz alemana. Lo bautizó como el Little Bastard (“el bastardito” o “el pequeño bastardo”), apodo que ordenó se le pintara en la parte trasera sobre la cubierta del motor. También, le pintó unas líneas rojas y el número 130 al frente, atrás y en las puertas.

Así lucía en el 2009 la estación de gasolina en la localidad de Lost Hills, California, en la que James Dean hizo su última parada. Fotos: Andrés O'Neill, Jr.

Así lucía en el 2009 la estación de gasolina en la localidad de Lost Hills, California, en la que James Dean hizo su última parada. En agosto de ese año manejé desde Pasadena hasta Monterey y me desvié para pasar por la ruta final de James Dean. Fotos: Andrés O’Neill, Jr.

El pequeño descapotable estaba listo para las pistas, pero fue poco el uso que Dean pudo darle ya que su contrato con los estudios enfatizaba que no podía participar en una carrera durante una filmación. Así que en septiembre de ese mismo año, luego de concluir el rodaje de su tercera película, Giant (estrenada póstumamente en 1956), Dean por fin podría usar el Little Bastard. Lo haría en unas carreras en la ciudad de Salinas, cien millas al sur de San Francisco.

Encuentro profético

El 23 de septiembre, el actor británico Alec Guinness, que había llegado de Londres ese mismo día, fue a un concurrido restaurante italiano en Hollywood. Seguramente, los empleados no tenían idea alguna de quién se trataba, por lo que no hicieron esfuerzo por conseguirle mesa. Cuando Guinness regresaba con su acompañante a su auto, Dean, que lo reconoció, salió del restaurante, se presentó y lo invitó a su mesa. Impresionado por el gesto, Guinness aceptó. Mientras caminaban hacia el restaurante, Dean se desvió y le dijo que quería mostrarle algo en el estacionamiento. Era el Little Bastard.

Con la clarividencia del Obi Wan Kenobi que interpretaría dos décadas más tarde, Guinness le dijo a Dean que el coche lucía siniestro y le advirtió que si lo manejaba, moriría en él exactamente una semana más tarde.

Y así mismo ocurrió, my friends.

Justo siete días después, el 30 de septiembre, Dean salió hacia las carreras en Salinas. Lo acompañaron su mecánico alemán Rolf Wütherich, un amigo de nombre Bill Hickman y un fotógrafo, Sanford Roth. Los planes originales eran remolcar el 550 Spyder con la station wagon Ford. Sin embargo, debido a que lo había usado muy poco, durante el trayecto Dean decidió manejarlo hasta Salinas para ir acostumbrándose a su manejo. Así que se detuvieron, bajaron el Porsche del remolque y el actor prosiguió junto a Wütherich. Hickman y el fotógrafo continuaron en la camioneta Ford.

Aun 60 años más tarde, la interseccion en la que Dean murió sigue siendo peligrosa.

Aun 60 años más tarde, la intersección en la que Dean murió sigue siendo peligrosa.

Excepto por una multa de tránsito dadas tanto a Dean como a Hickman (tan sólo iban manejando a 10 mph por encima del límite), el viaje no tuvo percances. Roth iba tomando fotos de Dean y Wütherich mientra éstos iban en el Little Bastard. En ocasiones, Dean se le adelantaba a la Ford Country Squire.

Al llegar a las inmediaciones del pueblo de Lost Hills, Dean se desvió por la actual carretera 46 (en ese entonces era la 466) en dirección oeste. Esa ruta lo dirigiría hasta la localidad de  Paso Robles donde subiría al expreso 110 que lo llevaría directo a Salinas. Sería la porción final del viaje. En Lost Hills, se detuvo a echar gasolina y poco después llegaron sus amigos en la camioneta Ford. Allí, se topó con otro amigo que también se dirigía a las carreras. Esa fue la última parada de James Dean.

El tramo final

Luego de llenar el tanque, Dean y el mecánico prosiguieron y nuevamente, dejaron al grupo atrás. La próxima vez que sus amigos los volvieron a ver, ya había ocurrido el accidente.

Treinta y siete millas al oeste de Lost Hills por la carretera 46, está el pueblito de Cholame y justo antes de llegar, está la intersección con la carretera 41. Es una peligrosísima intersección en forma de “Y” sin semáforo, precedida desde el este (de donde venía Dean) por una cuesta muy larga. Un joven universitario llamado Donald Turnupseed venía por la misma 46 en sentido contrario al de Dean en un cupé Ford Custom Tudor de 1950. Cuando llegó a la intersección y al intentar doblar a la izquierda hacia la carretera 41, impactó al Little Bastard prácticamente de frente. Tanto Dean como Wütherich salieron expulsados del auto. Aunque malamente herido, el mecánico sobrevivió. Dean murió allí mismo, tan sólo diez minutos más tarde.

El auto del universitario Donald Turnupseed hacía el mismo viraje que este auto cuando chocó contra el convertible de James Dean.

El auto del universitario Donald Turnupseed hacía el mismo viraje que este auto cuando chocó contra el convertible de James Dean.

Turnupseed, que sólo sufrió heridas menores, dijo que nunca vio el carro de Dean. El actor, por su parte, sí vio al estudiante. Según el testimonio de Wütherich, las últimas palabras de James Dean fueron cuando vio a Turnupseed acercarse a la intersección: “Ese tipo tiene que detenerse. Nos va a ver”, dijo, pero el estudiante nunca los vio.

La fatidica interseccion vista desde el angulo en el que iba el Turbupseed Dean venia desde la cuesta que se ve al fondo

La fatídica intersección vista desde el ángulo en el que iba el estudiante Donald Turnupseed. James Dean venía desde la cuesta que se ve al fondo.

La investigación del accidente determinó que efectivamente, Turnupseed nunca vio el auto de Dean. Justo antes de la intersección, había una leve depresión en la carretera, que cuando Dean la tomó hizo que su carro, dado lo bajito que era, se viera menos aún. Empeorando las cosas, el color gris de la carrocería se camuflaba con el gris del pavimento.

Minutos más tarde, llegaron Hickman y Roth sólo para encontrarse con el accidente y su amigo muerto.

Allí murió James Dean y allí mismo nació la leyenda.

Arbol y memorial dedicados a Dean en el poblado de Cholame

Memorial y árbol dedicados a Dean en el poblado de Cholame.

 

 

Comentarios

comments



Periodista automotriz, escritor, viajero, road tripper y fanático del metal. Su carrera de más de 20 años lo ha llevado a cubrir eventos en países de Asia, Europa, el Caribe y Latinoamérica, además de gran parte de Estados Unidos y Canadá. Actualmente escribe la sección de autos del semanario de negocios "Caribbean Business", las de autos y viajes del semanario "CB en Español" y de las revistas "Imagen" y "Buena Vida". En radio cubre la industria automotriz en el programa "AutoShow 580" (sábados a las 4:00 p.m. con repetición a la medianoche) por la estación WKAQ de Univisión Radio y los lunes en la mañana conduce las cápsulas informativas "MotorShow" en las estaciones "Estereotempo", "Z-93", "La Nueva 94" y "El Circo de La Mega".


268 thoughts on “James Dean: a 60 años de su trágica ruta final

  1. Lloyd Hogelin

    Good – I should definitely pronounce, impressed with your website. I had no trouble navigating through all tabs and related info ended up being truly easy to do to access. I recently found what I hoped for before you know it in the least. Quite unusual. Is likely to appreciate it for those who add forums or something, web site theme . a tones way for your client to communicate. Excellent task..

    Reply
  2. Erik Bendt

    This is the right blog for anyone who would like to understand this topic. You realize so much its almost hard to argue with you (not that I really would want laugh out loud). You definitely put a new spin on a subject that has been discussed for ages. Wonderful stuff, just excellent!

    Reply
  3. visit site

    I simply want to tell you that I am beginner to blogging and site-building and honestly loved you’re blog site. Likely I’m likely to bookmark your website . You amazingly come with great article content. With thanks for sharing with us your blog site.

    Reply
  4. dorset roofing systems

    Hi there! This post couldn’t be written any better! Reading through this article reminds me of my previous roommate! He continually kept preaching about this. I most certainly will send this post to him. Fairly certain he’ll have a very good read. I appreciate you for sharing!

    Reply
  5. door supervisor course poole

    Right here is the right site for anybody who hopes to find out about this topic. You understand so much its almost tough to argue with you (not that I really will need to…HaHa). You certainly put a fresh spin on a topic which has been written about for years. Great stuff, just great!

    Reply
  6. Gwendolyn Dileonardo

    I am extremely impressed with your writing skills as well as with the layout on your blog. Is this a paid theme or did you modify it yourself? Anyway keep up the nice quality writing, it is rare to see a nice blog like this one these days.|

    Reply
  7. Emogene

    Aw, this was a incredibly Excellent posting. Getting the year and true hard work towards deliver a beneficial write-up… nevertheless what can I say… I be reluctant a entire great deal and wear’t pay for toward order everything performed.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *