Search
Thursday 13 December 2018
  • :
  • :

El día que el primer Volky llegó a Estados Unidos

El gran tsunami de millones de Volkswagens que inundó a Estados Unidos comenzó con solo dos gotas: un solitario par de Beetles que llegó en 1949 a los muelles de Nueva York. El gran responsable: el visionario Max Hoffman (izquierda), que ante todo pronóstico de fracaso le vio el potencial al extraño carrito alemán. La foto muestra el desembarco del primer Volkswagen en Estados Unidos. Foto: Archivos Volkswagen

 

Esta semana en 1949 dos solitarios carritos con una extraña apariencia redonda llegaron en barco a los muelles de la ciudad de Nueva York. Venían de Alemania y tenían un nombre difícil de pronunciar. Los llevó un visionario hombre de negocios llamado Max Hoffmam que ya se dedicaba a importar autos europeos como Mercedes-Benz y más tarde, Porsche, BMW y Alfa Romeo.

Hoffman fue un visionario porque aún contra todo pronóstico de fracaso, tomó el riesgo. Sabía que el carrito tenía un gran potencial aun cuando las probabilidades de fracaso eran altas. Primero, la Segunda Guerra Mundial había terminado tan solo cuatro años antes y el pequeño escarabajo con ruedas venía de la nación enemiga. El resentimiento contra Alemania era muy fuerte. Segundo, el concepto del carrito provenía del mismísimo Adolph Hitler. Tercero, a los estadounidenses de la época solo les gustaban los carros grandotes, con inmensos motores potentes, por lo que no le harían caso a un carrito tan pequeño y ruidoso y con un motor encleque. Cuarto, era considerado muy feo, bueno, como que inmediatamente lo apodaron “beetle” (escarabajo).

El augurio más poderoso de que el insecto alemán sería un gran fracaso fue un negocio que no llegó a darse. El gobierno británico, que fue el que ocupó el área de Alemania donde estaba la fábrica, se la ofreció a Ford Motor Company a cambio de nada. Gratis, my friends. Una fábrica reconstruida con una línea de ensamblaje ya en operaciones, gratis. Y en lo que posiblemente haya sido la peor decision de negocios en su historia, Ford rechazó la oferta diciendo que el carrito no tenía potencial.

Con todos esos pronósticos que aseguraban el fracaso, Max Hoffman se atrevió a importar esos dos solitarios caculitos. Lo que ocurrió después ya ustedes lo saben.

-Andrés O’Neill, Jr.

Comentarios

comments



identicon

Periodista automotriz, escritor, viajero, road tripper y fanático del metal. Su carrera de más de 20 años lo ha llevado a cubrir eventos en países de Asia, Europa, el Caribe y Latinoamérica, además de gran parte de Estados Unidos y Canadá. Actualmente escribe la sección de autos del semanario de negocios "Caribbean Business", las de autos y viajes del semanario "CB en Español" y de las revistas "Imagen" y "Buena Vida". En radio cubre la industria automotriz en el programa "AutoShow 580" (sábados a las 4:00 p.m. con repetición a la medianoche) por la estación WKAQ de Univisión Radio y los lunes en la mañana conduce las cápsulas informativas "MotorShow" en las estaciones "Estereotempo", "Z-93", "La Nueva 94" y "El Circo de La Mega".


4,719 thoughts on “El día que el primer Volky llegó a Estados Unidos

  1. karen and ricardo

    This is my first time pay a quick visit at here and i am really pleassant to read everthing at one place.