Search
Saturday 20 January 2018
  • :
  • :

¿El Rolls-Royce de Barney?

Para el gusto, los colores... literalmente. Andando con mi hijo por el pueblito de Carmel, en California en agosto del 2012 nos topamos con este Rolls-Royce Drophead Coupe color púrpura. FOTOS: Andrés O'Neill, Jr.

Para el gusto, los colores… literalmente. Andando con mi hijo por el pueblito de Carmel, en California en agosto del 2012 nos topamos con este Rolls-Royce Drophead Coupe color púrpura. FOTOS: Andrés O’Neill, Jr.

 

La extensa trayectoria de Barney tiene que haberle producido muchísimo dinero. El amigable dinosaurio púrpura ya lleva varias décadas con programas de televisión y durante todo ese tiempo ha vendido millones de películas y episodios por DVD. Es más, Barney ha estado vendiendo películas desde la época de los VHS. Añádanle que durante esas mismas décadas, también ha estado vendiendo millones de juguetes, juegos, zapatos y ropa con su cara e imagen. O sea, que Barney es un dinosaurio con mucho, mucho dinero. Tiene billetes largos.

No es entonces de extrañarse que Barney tenga un buen carro de lujo. Y ese carro creo haberlo encontrado en Carmel, California durante el Monterey Week del 2012. De hecho, lo encontré estacionado frente al Ferrari verde menta que les mostré hace unos días.

Aberración para unos, belleza para otros: un Rolls-Royce violeta.

Aberración para unos, belleza para otros: un Rolls-Royce violeta.

 

Pues estacionado frente a un restaurante italiano en el pomposo pueblito de Carmel estaba nada más y nada menos que un Rolls-Royce Drophead Coupe… ¡color violeta! Era todo púrpura: carrocería y capota de tela. Ahora bien, contrario al pobre Ferrari que tenía detrás, que hasta los interiores eran verde menta, al enorme Rolls-Royce le perdonaron los interiores. Sus asientos y el resto de la cabina eran blancos.

El Rolls violeta estaba estacionado justo al frente del Ferrari verde mente que les mostré hace unos días.

El Rolls violeta estaba estacionado justo al frente del Ferrari verde menta que les mostré hace unos días.

 

Cuando vi semejante aberración pensé de inmediato que muy bien pudiera ser el Rolls-Royce de Barney porque era tan violeta y grande como él.

Al menos le perdonaron los interiores y no se los hicieron púrpura. Son blancos.

Atrajo la atención de mucha gente. Bueno, es que aparte de Barney, nadie había visto algo color púrpura que fuera tan grande.

Lo cómico del asunto es que tres años antes, en el 2009, estuve allí para la misma fecha, también para cubrir los eventos del Monterey Week. Y estacionado en ese mismo exacto espacio, en la misma, exacta callecita y frente al mismo restaurante italiano estaba esta otra aberración:

Este otro Rolls-Royce Drophead Coupe estaba estacionado en el mismo lugar, pero tres años antes. A éste sí que no le perdonaron los interiores, que también son amarillos.

Este otro Rolls-Royce Drophead Coupe estaba estacionado en el mismo lugar, pero tres años antes. A éste sí que no le perdonaron los interiores, que también son amarillos.

 

Otro Rolls-Royce Drophead Coupe pero… ¡pintado todo de amarillo! ¿Pudiera ser que el carro originalmente haya sido de ese otro muñequito con una prolífica trayectoria de varias décadas y que también debe ser millonario? Habrá sido Tweety ese dueño original y luego lo vendió a Barney, que mandó a pintarlo violeta? Pudiera ser.

Pero, aparentemente, son carros diferentes. Ambos tienen tablillas del estado de Florida, pero los números son distintos. Lo curioso es que estaban estacionados a en el mismo lugar, así que pudieran ser de la misma persona por cuatro  detalles en común: mismo modelo de auto, las tablillas de Florida, mismo espacio de estacionamiento y el mismo patrón abominable de arruinar carros de ultralujo con colores que no le van.

Nada, una prueba más que el dinero lo compra todo… menos el buen gusto.

 

 

 

Comentarios

comments



identicon

Periodista automotriz, escritor, viajero, road tripper y fanático del metal. Su carrera de más de 20 años lo ha llevado a cubrir eventos en países de Asia, Europa, el Caribe y Latinoamérica, además de gran parte de Estados Unidos y Canadá. Actualmente escribe la sección de autos del semanario de negocios "Caribbean Business", las de autos y viajes del semanario "CB en Español" y de las revistas "Imagen" y "Buena Vida". En radio cubre la industria automotriz en el programa "AutoShow 580" (sábados a las 4:00 p.m. con repetición a la medianoche) por la estación WKAQ de Univisión Radio y los lunes en la mañana conduce las cápsulas informativas "MotorShow" en las estaciones "Estereotempo", "Z-93", "La Nueva 94" y "El Circo de La Mega".


3,624 thoughts on “¿El Rolls-Royce de Barney?

  1. bluetrust loan