Search
Sunday 10 December 2017
  • :
  • :

Los autos más raros en la Feria de Autos Antiguos del Bithorn

Este Anglia 100E de 1955 estuvo entre los autos más raros presentados el fin de semana pasado en la Feria de Autos Antiguos celebrada en el estadio Hiram Bithorn, en Hato Rey. Los Anglias eran básicamente Fords europeos fabricados en Inglaterra. Algunos otros modelos de Anglia son un poco más comunes, pero este 100E es rarísimo en Puerto Rico. Fotos: Andrés O’Neill, Jr.

 

Escondidos entre los centenares de Volkys, Mustangs, Malibus y Chevys del 57 que hay en toda feria de autos antiguos, se pueden encontrar joyas como estas.

 

El pasado fin de semana se celebró la Feria de Autos Antiguos que siempre se celebra en los predios del estadio Hiram Bithorn. Como siempre, logró atraer a coleccionistas y entusiastas de toda la Isla y la cantidad de autos exhibidos sobrepasó el millar.

He ido a la mayoría de las 24 ediciones de la Feria y desde que existen las cámaras digitales, siempre he regresado con centenares de fotos.

Este año hice algo distinto. No retraté nada del montón de Volkys, Chevys del 57, Modelos A, Triumphs, Malibus, Corvettes y Mustangs que regularmente uno ve en todo evento de autos antiguos. Claro, todos esos modelos tienen sus atributos y un gran valor histórico… pero uno los ve siempre, hasta en la calle. En vez, me concentré en fotografiar automóviles verdaderamente raros, de marcas extintas o desconocidas o modelos que una vez fueron muy populares pero que ya sencillamente no se ven en ningún lado.

Basado en esos criterios, estos son algunos de los ejemplares más raros que encontré:

Volkswagen 412 (1972-1974)

Me encantó ver este carro: el Volkswagen 412 de la década de los setenta. Acostumbrada a vender millones de Volkys anuales alrededor del mundo, Volkswagen decidió que ya era el momento de lanzar un auto relativamente lujoso. Lo hizo en el 1968 con el modelo 411. Fracasó. Intentó de nuevo con esta belleza: el 412. Era básicamente el mismo 411, pero mejor diseñado y más atractivo. Fracasó también. El mundo sencillamente no estaba listo para el concepto de un Volkswagen de lujo.

 

 

Vauxhall Viva (1963-1966)

Este carrito es un Vauxhall Viva y es tan y tan raro, que aun entre los admiradores de los autos antiguos, hay quienes no saben qué es un Vauxhall. Esto se debe a la muy limitada presencia que la marca tuvo en Puerto Rico y Estados Unidos. Son carros ingleses clonados casi siempre de los modelos de la alemana Opel, que es mucho más conocida. Ver este Vauxhall el pasado domingo resultó ser una experiencia muy curiosa ya que al próximo día salió la noticia de que General Motors, dueña tanto de Opel como de Vauxhall por más de 90 años, se las vendió a la francesa Peugeot-Citroën.

 

 

Triumph GT6 (1966-1972)

En toda feria de autos antiguos uno ve decenas de “Triunfos”, como les decimos en Puerto Rico a los autos de la desaparecida marca inglesa Triumph. No obstante, es muy raro ver este “Triunfo” en específico: el GT6. Es un bello fastback con motor de seis cilindros en línea.

 

 

Isuzu Impulse (1980-1990)

Allá para la década de los ochenta Isuzu, que fabricaba carritos muy simples como el I-Mark, sorprendió cuando lanzó esta belleza: el Impulse (conocido en otros mercados como Piazza). Gustó de inmediato y fue más bien por su apariencia deportiva y sofisticada que envolvía patrones de diseño del Porsche 928. Había una razón muy importante por la cual el Impulse lucía tan bien: fue creado por Giorgetto Giugiaro, uno de los mejores diseñadores en la historia del automóvil. Versiones finales del Impulse hasta tenían una suspensión ajustada por la británica Lotus. Pero aún con lo mucho que gustaron los Impulse sucedió algo muy extraño: desaparecieron. Simplemente no quedan. Es rarísimo ver uno y mucho más raro aún, ver uno en estas condiciones. Aunque la rotulación trasera no es la original ni la correcta, el carro está impresionante. Un verdadero sobreviviente. Mis felicitaciones a su dueño.

 

 

Shelby Charger (1983-1987)

Otro auto que sencillamente desapareció del panorama automovilístico puertorriqueño: el Shelby Charger. Creo que no había vuelto a ver uno en la Isla desde que eran nuevos en la década de los ochenta. Una de las razones por su desaparición fue su bajo volumen de producción, Y es que era un modelo de edición limitada y proyecto en conjunto entre Chrysler y su majestad Carrol Shelby. Era más bien una versión deportiva del Charger de esa época, que a su vez, estaba basado en el cupé Dodge Omni 024. Todo este linaje desapareció de nuestras carreteras ya que ver un Omni 024 es casi tan raro como haber visto este Shelby en la Feria. Del modelo regular, el Charger, ya casi no existen. El último Shelby Charger que vi, fue el año pasado en un junker en el estado de Utah. Pueden verlo aquí.

 

Nissan Pulsar (1982-1986)

Tenía un lindo estilo deportivo, pero el Nissan Pulsar de la década de los ochenta no era un carro deportivo como tal. El motor era pequeño y no tenía mucha potencia. Hoy en día es rarísimo ver uno y más raro aún es verlo en unas condiciones tan buenas.

 

 

International Harvester Scout (1961-1980)

Esta guagua tan linda es un Scout de la automotriz americana International Harvester (IH). Oriunda del estado de Illinois, IH era una compañía muy pequeña que sencillamente no pudo competir contra las tres colosas de Detroit. Esto, a pesar de ser una compañía muy innovadora. Para que tengan una idea, International Harvester tuvo una guagua de lujo con tres filas de asientos, la Travelall, tan temprano como en la década de los cincuenta, o sea, cuarenta años antes de que estuvieran de moda. Hoy en día el mercado de mayor crecimiento es el de las guaguas compactas e International Harvester también tuvo la suya, la Scout, desde 1961. De vez en cuando uno se encuentra por ahí con una Scout, pero en versión pickup como esta, casi nunca.

 

 

BMW Isetta (1954-1958)

Muchos se sorprenderán al saber que esta burbuja es un BMW. Se llama BMW Isetta y fue producido durante la década de los cincuenta. Los alemanes lo apodaban “das rollende ei” (el huevo rodante). No es de tres ruedas como parece. Es de cuatro, pero el eje trasero es bastante más estrecho. El parabrisas y toda la parte delantera es la puerta que da acceso a la cabina.

 

 

Ford Pinto (1971-1980)

Expresiones como “¡Diantre, mira un Pinto!” escuché decir par de veces durante los minutos en los que estuve fotografiando este Ford Pinto de la década de los setenta. Ford produjo sobre tres millones de unidades de éste, su primer subcompacto. Sin embargo, ya no quedan. Por eso sorprende ver uno. Había otro Pinto en la feria, pero preferí este porque está todo original. En mi casa hubo uno que mi papá compró en Carolina del Norte mientras estuvo estacionado en Fort Bragg y luego lo trajo a Puerto Rico. Mientras fotografiaba, recordé las muchas veces que lavé esos tapabocinas y esas banditas blancas. Esa es la magia de los carros viejos: los buenos recuerdos que traen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comments



identicon

Periodista automotriz, escritor, viajero, road tripper y fanático del metal. Su carrera de más de 20 años lo ha llevado a cubrir eventos en países de Asia, Europa, el Caribe y Latinoamérica, además de gran parte de Estados Unidos y Canadá. Actualmente escribe la sección de autos del semanario de negocios “Caribbean Business”, las de autos y viajes del semanario “CB en Español” y de las revistas “Imagen” y “Buena Vida”. En radio cubre la industria automotriz en el programa “AutoShow 580” (sábados a las 4:00 p.m. con repetición a la medianoche) por la estación WKAQ de Univisión Radio y los lunes en la mañana conduce las cápsulas informativas “MotorShow” en las estaciones “Estereotempo”, “Z-93”, “La Nueva 94” y “El Circo de La Mega”.


3,944 thoughts on “Los autos más raros en la Feria de Autos Antiguos del Bithorn