Search
Wednesday 22 November 2017
  • :
  • :

¿Un Shelby en el junker?

El Shelby Charger era un modelo especial más deportivo del Dodge Charger de la década de los ochenta que a su vez, estaba basado en el cupé Dodge Omni 024. FOTOS: Andrés O'Neill, Jr.

El Shelby Charger era un modelo especial más deportivo del Dodge Charger de la década de los ochenta que a su vez, estaba basado en el cupé Dodge Omni 024. Este lo vi en un pequeño depósito de chatarra en el estado de Utah. FOTOS: Andrés O’Neill, Jr.

 

En los largos años que llevo fotografiando autos abandonados, de vez en cuando me topo con autos que sencillamente no deberían estar en esas condiciones. He visto de todo: Porsches, Mustangs, Corvettes, Jaguares, modelos de BMW y hasta un Rolls-Royce (sí, les debo esa historia, pero si quieren un adelanto, pueden visitar mi página Junkyard Treasures en Instagram y ver el auto allí). Pero jamás se me hubiera ocurrido encontrarme un Shelby.

Dodge Shelby Charger Andres O'Neill photo 05

 

En noviembre del 2015, luego de cubrir el SEMA Show en Las Vegas, me fui en un corto road trip hasta el estado de Utah. En el pueblito de La Verkin me topé con un pequeño junker al que entré (pueden ver el vídeo aquí) y mientras andaba entre los distintos coches fue que vi el Shelby. Cierto, no era un Shelby Cobra ni un Mustang Shelby. El Shelby que vi era mucho más raro que éstos, aunque jamás tan valioso. Era un Dodge Shelby Charger.

 

Dodge Shelby Charger Andres O'Neill photo 01

 

Desconocido para muchos, Chrysler y Shelby trabajaron un proyecto en conjunto en la década de los ochenta. Era un auto de edición limitada basado en el Dodge Omni 024, un cupé de tracción delantera y motor de cuatro cilindros con el cual Dodge tuvo la magnífica idea (sarcasmo, por supuesto) de resucitar el nombre de  su clásico muscle car, el Charger.

Inicialmente Dodge ofreció solamente el Charger regular, pero con tal de añadir uno que fuera más interesante, contactó a su majestad, Carrol Shelby.

 

Dodge Shelby Charger Andres O'Neill photo 03
El primer cambio que le hizo Shelby fue añadirle un sistema turbo al motor 2.2. Con esto aumentó el caballaje de 94 a 107 (sí, my friends, existió un Dodge Charger anémico que solo tuvo 94 caballitos de fuerza). Ajustes subsiguientes fueron elevando su potencia hasta un máximo de 175 caballos de fuerza para el 1987, el último año de producción.

 

Dodge Shelby Charger Andres O'Neill photo 07

 

Visualmente, el Shelby Charger se diferenciaba del Charger regular. Primero, el logo y el nombre de Shelby estaban presentes por todos lados: los asientos, el cristal trasero y los lados de la carrocería. También, todos los modelos venían en una combinación que incluía líneas plateadas, además de que traían un body kit (spoiler y faldas) y aros exclusivos. Además tenía una leve protuberancia sobre el motor con la palabra “Turbo”.

 

Dodge Shelby Charger Andres O'Neill photo 04

 

Con todo y lo raro que es ver uno de estos Shelbys hoy en día, la producción fue bastante alta. Durante los casi cinco años que estuvo en el mercado se fabricaron más de 33,000 unidades, que es bastante más del doble de los 13,912 Shelby Cobras y Mustang Shelby fabricados hasta el 1970. Sin embargo, ver uno de estos Shelby Chargers es mucho más inusual. Sencillamente casi han desaparecido.

 

Dodge Shelby Charger Andres O'Neill photo 06

 

Son tan raros, que en persona, he  visto solamente dos. Uno fue en el 1985, cuando eran nuevos. Recuerdo que era un modelo azul con las típicas líneas plateadas. El otro vine a verlo 29 años más tarde y fue éste, ya desechado, en este pequeño junker en el estado de Utah.

Ahora bien, muchísimo más raro y sorprendente  que el Shelby Charger estuvo otro modelo basado en el mismo Dodge Omni 024. ¿Conocen al argentino Alejandro De Tomaso? Sí, el mismo que se hizo famoso por joyas exóticas como el De Tomaso Pantera y el De Tomaso Mangusta? Pues resulta que un poco antes de Carroll Shelby, De Tomaso tuvo un acuerdo similar con Chrysler para hacer un modelo separado del Omni 024. Lo llamaron Dodge De Tomaso y pueden verlo aquí.

 

 

 

Comentarios

comments



Periodista automotriz, escritor, viajero, road tripper y fanático del metal. Su carrera de más de 20 años lo ha llevado a cubrir eventos en países de Asia, Europa, el Caribe y Latinoamérica, además de gran parte de Estados Unidos y Canadá. Actualmente escribe la sección de autos del semanario de negocios “Caribbean Business”, las de autos y viajes del semanario “CB en Español” y de las revistas “Imagen” y “Buena Vida”. En radio cubre la industria automotriz en el programa “AutoShow 580” (sábados a las 4:00 p.m. con repetición a la medianoche) por la estación WKAQ de Univisión Radio y los lunes en la mañana conduce las cápsulas informativas “MotorShow” en las estaciones “Estereotempo”, “Z-93”, “La Nueva 94” y “El Circo de La Mega”.


4,511 thoughts on “¿Un Shelby en el junker?