">Ad
Search
Tuesday 24 April 2018
  • :
  • :

¿Debió este Lexus ser el próximo Supra? Lo manejamos en Hawai. Mira la FOTOGALERÍA

El LC 500 es el nuevo superdeportivo de Lexus que estará llegando a Puerto Rico en mayo. El pasado mes de febrero fui a manejarlo a Kona, en Hawai. Fotos: Andrés O’Neill, Jr.

 

Por su diseño tan radical, su potencia y por ser de tracción trasera, hay quienes piensan que el nuevo superdeportivo de Lexus, el LC 500 debió haber sido el próximo Toyota Supra. ¿Estás de acuerdo?

 

Kailua-Kona, Hawai – Tal y como les estuve adelantando en mis redes sociales y programas de radio, en febrero estuve en el archipiélago hawaiano probando el nuevo monstruo de Lexus: el LC 500. Es un auto deportivo tan descomunal que hay quienes piensan que éste y no el prototipo Toyota FT-1 Concept, el que que debió haber sido el próximo Supra. Es un argumento válido porque el LC 500 es una tremenda máquina deportiva de tracción trasera, con tremendo diseño con mucha potencia. Así que el decidir si debió haber sido el próximo Supra se los dejo a ustedes.

La apariencia tan radical del LC 500 se debe a que Lexus mantuvo toda la esencia del diseño del prototipo original, el LF-LC Concept.

 

De las islas de Hawai, hay una en específico, la más grande, que también se llama Hawai. En esa fue que manejé el LC 500 con otros periodistas boricuas y del resto de Latinoamérica. “The Big Island” , como le dicen los hawaianos, es un poco más grande que Puerto Rico pero tiene menos de la mitad de la gente que vive en San Juan. Es una isla bien interesante porque tiene paisajes muy distintos: bosques como los de El Yunque o Toro Negro, planicies gigantes de lava seca, playas como las del Caribe, acantilados como los del faro de Cabo Rojo, volcanes tan altos que tienen nieve en la cima, zonas tan secas que parecen desiertos de Arizona y áreas con pinos, que se parecen a Yellowstone. Pues por rutas así manejamos el LC 500. Fue tremendo road trip de un día, en tremenda máquina.

Aún no se ha determinado el precio que tendrá en Puerto Rico, pero en Estados Unidos comenzará en $92,000 sin incluir impuestos. Esta foto me la tomó el fotógrafo David Dewhurst mientras manejaba el LC 500 en los predios del hotel que fue sede del evento.

 

Para mí fue un regreso muy alegre a esa isla ya que doce años antes estuve allí e incluso en el mismo hotel en la localidad de Kona, para cubrir un evento similar. También fue para manejar un auto deportivo, en aquella ocasión, el entonces nuevo modelo de tercera generación del Mazda Miata.

Los aros disponibles son de 20 y 21 pulgadas.  

 

Pero, por más similares que pudieran parecer ambas ocasiones, hubo una gran diferencia: los autos. Mientras que el Miata es carrito muy simpático y ágil, el Lexus LC 500 es un monstruo. Cuando llegué a Kona en el 2005, el Miata me produjo una sonrisa, mientras que el LC 500 me sacó malas palabras.

El Hualalai es uno de los grandes volcanes que hay en Hawai. Sobrepasa los 8,000 pies de altura y su última erupción, en 1801, creó los terrenos donde ahora se encuentra Kona. De hecho, dada su contínua actividad volcánica, Hawai es una isla que sigue creciendo.

 

Desde sus etapas tempranas de diseño el LC 500 ya se perfilaba como un monstruo. Su primer prototipo, el LF-LC Concept, tuvo su debut mundial en el auto show de Detroit de 2012 y de inmediato conmocionó por su apariencia. Sabiendo que tenía un diseño ganador en sus manos, Lexus se aseguró de mantener la esencia visual intacta en toda la transición de prototipo a producción.

El LC 500 tiene un motor V8 de 5.0 litros y 471 caballos de fuerza. También hay un modelo híbrido equipado con un V6 de 3.5 litros y caballaje de 354. Equipado así, se llama LC 500h.

 

El resultado es un auto muy impresionante. Tanto, que los LC 500 estacionados frente al hotel detuvieron a los huéspedes y luego cuando salimos a manejarlos, detuvieron a la gente en la calle. Y es que todos los elementos del LC 500 llaman mucho la atención: su forma, la parrilla gigante, la capota bajita, los extraños focos traseros, los enormes aros de 20 o 21 pulgadas y los mangos que se esconden en el interior de las puertas.

La cabina puede ser ordenada en distintas variaciones de colores y texturas. Foto: David Dewhurst

 

Hay un detalle más llamativo aún. Bueno, por lo menos para mí. Lo noté desde que vi el LF-LC Concept en 2012 y es que el auto luce como si la parte trasera de la carrocería fuera marcadamente más ancha que la delantera. Fue un detalle muy curioso que siempre estuve observando según veía versiones más adelantadas del prototipo en exhibiciones posteriores y que muy afortunadamente, también llegó a producción. Ahora bien, no sabía si se trataba de un efecto visual creado por el ángulo del panel plano de corte diagonal que tiene justo delante de las gomas traseras o si en efecto, la parte trasera del carro es más ancha que la del frente.

Con tal de que fuera lo más liviano posible, hay mucho alumino y carbon fiber en la estructura y carrocería del LC 500.

 

Pregunté al respecto en una de las conferencias y sí, el LC 500 es más ancho en la parte de atrás. No solo es el eje trasero más ancho que el delantero, sino que las gomas están posicionadas más hacia afuera y encima de eso, son más anchas que las delanteras. O sea, que no es un efecto visual. El carro es más ancho de atrás y el panel plano y angular que queda justo frente a las gomas lo acentúa más.

Un rótulo en una de las carreteras de la isla grande de Hawai.

El LC 500, que es un cupé 2+2, o sea, que tiene espacio para cuatro ocupantes, tiene un motor V8 de 5.0 litros que lanza todos sus 471 caballos de fuerza a las gomas traseras. Hay un segundo modelo, el LC 500h, que es híbrido y también tiene un caballaje muy serio: 354 que vienen por medio de un motor V6 de 3.5 litros que trabaja en conjunto a un sistema eléctrico. En ambos casos la trasmisión es automática de 10 velocidades con modo manual.

 

Los planes de Lexus son producir 400 unidades mensuales del LC 500. Esas 4,800 unidades anuales son casi 10 veces más de las 500 que Lexus produjo del LFA en dos años.

Antes de salir a probar los autos, nos advirtieron sobre las patrullas de la policía hawaiana. De inmediato recordé que 12 años antes, para la prueba del Miata, nos habían hecho la misma advertencia. Y es que en toda la “Big Island” impera un raquítico límite de velocidad de tan solo 55 mph y los oficiales lo velan como buitres. O más bien como camaleones porque se mezclan muy sigilosamente con los demás autos ya que ninguna patrulla de tránsito está rotulada y puede ser de cualquier modelo, marca y color. Lo único que las distingue son unos pequeñísimos biombos azules sobre la capota. Así que sería muy difícil obedecer el límite en un carro que en tan solo 4.4 segundos ya se trepa a la 60 mph.

Durante una parada bien breve en el valle de Hualalai. Atrás, el volcán del mismo nombre. Toda esa llanura que ven ahí fue creada por la última erupción del Hualalai en 1801. La lava que bajó del volcán llegó al Pacífico, arrasó todo y creó nuevo terreno. De hecho, la isla grande de Hawai sigue creciendo porque otro de los volcanes continúa lanzando lava al océano y creanso terreno nuevo. Foto: Francisco Díaz

 

Desde el hotel en Kailua-Kona, la ruta nos llevó hacia el norte bordeando la costa por el expreso Queen Ka’ahumanu. Fui con el periodista puertorriqueño Francisco Díaz. A nuestra izquierda teníamos una gran planicie de lava seca y negra que terminaba en el mismo océano Pacífico. En el horizonte, estaba la borrosa y casi imperceptible silueta de la isla hawaiana de Maui. A nuestra derecha, había otra infinita planicie de lava que por millas iba subiendo sutilmente hacia el volcán Hualalai, de 8,271 pies de alto. Esa lava seca que nos rodeaba y en la que construyeron el expreso es el producto de la última erupción del Hualalai, que fue en 1801.

El LC 500 tiene la misma parrilla gigante que tiene el resto de la línea Lexus. Le llaman “spindle design” porque “spindle” es un carrete de hilo en inglés. También se asemeja a un reloj de arena.

 

Un poco hacia el norte estaba el gran coloso de los volcanes, el Mauna Kea, tan alto, que tenía nieve en la cima. Con una elevación de 13,796 pies, es el tercer volcán más grande… ¡en nuestro sistema solar! Para encontrar volcanes más altos habría que ir a Marte o Venus.

Un modelo negro que manejamos por las praderas de lava. Los panoramas de la isla grande de Hawai son muy variados.

 

Desde que entramos al expreso, notamos la inmensa potencia del LC 500. En un cambio a verde en un semáforo, con solo presionar el acelerador, el motor rugía, salíamos disparados hacia el frente y rápido había que disminuir la velocidad porque como les dije, en poco más de cuatro segundos ya uno está en las 60 mph.

Si creen que ese color rojo se ve lindo, esperen a que lo vean en persona. Bajo el sol tiene un refeljo irreal. Es un pintura muy bella.

 

En un punto tomamos dirección noreste hacia el pueblito de Waimea por la carretera llamada Waikoloa. Allí el panorama comenzó a cambiar de lava seca a inmensas praderas verdes que en vez de Hawai parecía como si estuviéramos en Iowa o Nebraska. Eran áreas más solitarias en las que pudimos dar aceleradas más enérgicas y probar mejor toda la potencia de esta gran máquina.

Un totem en una de las playas de Kona. La parte negra es lava seca. Cerca de ahí hay una sección de la playa en la que la arena es negra.

 

Un poco más adelante había lomas peladas que se parecen a las de Salinas cuando uno pasa el Albergue Olímpico. Ya era una carretera de curvas por lo que pudimos probar la rígida suspensión del LC 500. De hecho, en una de las presentaciones nos explicaron que con tal de darle el mejor manejo posible, los ingenieros de Lexus se esforzaron por darle al chasis y a la carrocería la mayor rigidez posible. Como resultado, el LC 500 es mucho más rígido que el LFA, el superexótico deportivo que Lexus produjo brevemente del 2011 al 2012.

Una de las hileras de LC 500 que estuvieron disponibles para la prueba. Comencé el día con ese rojo que está al frente.

 

Esto me lleva a contestar una pregunta que me ha hecho mucha gente: “¿Es el LC 500 el sucesor del LFA?”. Les hice la pregunta a los ejecutivos de Lexus que estuvieron en la actividad y la contestación es “no”. Según me explicaron, ambos son autos deportivos superdotados, pero a la vez son carros muy diferentes.

El LFA tenía un caballaje de 552, que no se aleja tantísimo de los 471 del LC 500, pero era por medio de un motor V10. Segundo, desde el inicio, Lexus fue muy enfática en que tan solo produciría 500 unidades del LFA y más nunca volvería a fabricarlo y así lo hizo. Mientras, del LC 500 producirá 400 unidades… ¡mensuales! Es decir, que en tan solo un mes de producción hará casi la tirada completa del LFA, mes tras mes. Significa entonces que en cada año que el LC 500 esté en producción  Lexus hará diez veces más de este nuevo modelo que los LFA que hay en existencia.

La apariencia tan radical del LC 500 se debe a que Lexus mantuvo toda la esencia del diseño del prototipo original, el LF-LC Concept.

 

Ahí está la diferencia entre un auto exótico y un carro de producción en serie. Esa es la gran diferencia entre el LC 500 y el LFA y la razón por la que la ni siquiera la misma Lexus lo considera como la continuación del LFA.

Al fondo, uno de los grandes volcanes de más de 13,000 pies de altura.

 

Aunque hay carreteras mucho más altas en “the Big Island”, lo más que subimos fue a 3,500 pies. A esa altura ya estábamos viendo terrenos con pinos. Nuevamente, en vez de Hawai, parecía algo así como Maine, Virginia o New Hampshire.

La ruta nos llevó nuevamente a la costa, de nuevo a las alturas y otra vez al nivel del mar. Pasamos por sitios calurosos, lugares frescos, áreas lluviosas, otras con mucho sol y otras con neblina. En fin, pasamos todo un día manejando por un isla preciosa en un carro igual de fascinante. Tan fascinante, que muy bien pudo haber sido el próximo Supra. ¿Qué creen ustedes?

Comentarios

comments



identicon

Periodista automotriz, escritor, viajero, road tripper y fanático del metal. Su carrera de más de 20 años lo ha llevado a cubrir eventos en países de Asia, Europa, el Caribe y Latinoamérica, además de gran parte de Estados Unidos y Canadá. Actualmente escribe la sección de autos del semanario de negocios "Caribbean Business", las de autos y viajes del semanario "CB en Español" y de las revistas "Imagen" y "Buena Vida". En radio cubre la industria automotriz en el programa "AutoShow 580" (sábados a las 4:00 p.m. con repetición a la medianoche) por la estación WKAQ de Univisión Radio y los lunes en la mañana conduce las cápsulas informativas "MotorShow" en las estaciones "Estereotempo", "Z-93", "La Nueva 94" y "El Circo de La Mega".


4,117 thoughts on “¿Debió este Lexus ser el próximo Supra? Lo manejamos en Hawai. Mira la FOTOGALERÍA

  1. Auto Care and Service